91 849 03 36
info@institutoimpact.com

Blog

10 Nov 2008

¿Eres un coach profesional (que vive de ello) o un coach de salón?

//
Comments0

Desgraciadamente, la profesión del coaching tiene extremadamente desarrollado uno de sus dos sustentos principales: la formación en metodología, en recursos, herramientas, deontología, etc.

Hay multitud de cursos de fin de semana, masters, posgrados… En ese aspecto, estamos de enhorabuena, y el fenómeno va a más.

Pero, ¿qué pensaríamos de una carrera universitaria donde de todos sus titulados, solo un 5% pudiera trabajar en lo suyo? Posiblemente, pondríamos el grito en el cielo, diríamos que es un fracaso, deberíamos revisarla a las necesidades reales del mundo….

Y no nos engañemos; esto es lo que está sucediendo hoy con el coaching en España, y en muchos otros paises, sobre todo latinos (en los anglosajones su filosofía de vida hace que este campo tengan mucho ganado)

El coaching es una profesión completamente vocacional. Es más: es una manera de vivir. Y básicamente, los que nos hemos formado como coaches, pretendemos:

  • contribuir a la mejora de la vida de las personas
  • contribuir a la mejora de las organizaciones
  • Ser catalizadores de un cambio en el mundo

  • Ser facilitadores de la utilización de todo el potencial que llevamos dentro
  • Ayudar a otros a recuperar la capacidad de soñar y convertir sus sueños en realidad
  • Fomentar líderes humanos y capaces
  • Etc

Y todo esto es muy loable. Pero, ¿lo estamos haciendo? Porque para hacerlo, no basta con estudiar y entrenar. HAY QUE PROFESIONALIZARSE, tener clientes, cobrar por ello, y en definitiva, vivir de tu profesión. Porque, sin personas a las que hacer coaching, ¿qué pretendemos cambiar y conseguir?

Y no nos engañemos, un proceso de coaching en prácticas y sin cobrar tiene la mayoría de las veces poco que ver con un proceso de coaching real.

En definitiva, nos preparan para actuar como coaches, pero no tengo coachees, ni me dicen como conseguirlos (es como si me saco el título de taxista, después de mucho esfuerzo, dinero y energía invertido en ello, pero ni tengo taxi, ni posibilidades de tenerlo, porque no sé como, ni nadie me lo cuenta, ni yo me atrevo a buscarlo: tal vez alguien ponga alguna vez un taxi delante de mi puerta, o mejor, me hago otro curso de perfeccionamiento de taxista, así luego tal vez sea más fácil, porque estoy mucho mejor preparado=falacia proveniente del miedo)

Por eso, hoy vivimos en “la gran teoría” del coaching, pero es imprescindible convertirlo en realidad. Y parece que las escuelas estén ajenas a esto. Nos venden una pierna, y por lo tanto, vamos cojos.

También es comprensible que no nos formen para vivir de nuestra profesión:

  • El objetivo de la escuela no es ese. Es formarte en la teoría solamente
  • Muchos profesores, directores, etc de cursos de coaching, no viven de su profesión del coaching, y por lo tanto no pueden (o no deben) contarte como se hace, porque no saben precisamente el “como”. En realidad, “sus clientes” mayoritariamente eres tú y otros alumnos, pero no coachees.
  • El miedo a que si te cuentan a ti y a otros posibles competidores como tener prosperidad y abundancia en tu profesión, les vas a quitar mercado, negocio, clientes, etc, porque no hay para todos

Por ello, reivindico que se forme a los coaches para que puedan vivir de verdad su sueño, tengan calidad de vida gracias a su profesión, emprendan, y puedan pagar su hipoteca , sus gastos y sus caprichos, porque no, gracias a los ingresos que generen haciendo coaching. y se puede hacer, porque lo he hecho, y conozco a otros cuantos que también.

Posiblemente solo un coach que no tiene la espada de damocles de la precariedad económica encima de la cabeza está en las mejores condiciones de hacer un buen coaching, pues se olvida de la “errónea” percepción de que el resultado del proceso depende de él, y no del coachee. Desde la tranquilidad que te da el saber que tienes tus necesidades del día a día cubiertas, es cuando se puede hacer un coaching en plenitud.

¿Y cual es mi propuesta para que esto suceda? Lo que a continuación te expongo es la fórmula de lo que considero el éxito para la prosperidad en tu profesión del coaching, y que es la que entrego al finalizar el curso “vivir del coaching”, que desgraciadamente para la profesión es el único que existe en castellano a nivel mundial:

  1. CREE EN LA ABUNDANCIA: cuanto más das, más recibes del Universo; hay para todos
  2. DEFINE TU PROPOSITO: ¿para qué quieres lograr el éxito?
  3. VIVE TUS VALORES EN TU NEGOCIO DE COACHING, ADAPTALO A TI
  4. DETECTA TUS CREENCIAS Y TRABÁJALAS
  5. ESPECIALIZATE: Elije a tus clientes
  6. ¿Y DONDE ESTAN? Búscalos allí
  7. DEFINE POR ESCRITO UN PLAN PARA ESTE AÑO Y A 5 AÑOS
    • ESTRATEGIA A CORTO PLAZO (captar clientes e ingresos ya)
    • ESTRATEGIA A MEDIO Y LARGO PLAZO: desarrolla tu IMAGEN DE MARCA PERSONAL
  8. TRABAJA PROFESIONALMENTE TU RED
  9. APRENDE Y DISFRUTA EN CADA MOMENTO, VIVE CON PASION
  10. SÉ TÚ MISMO Y CONTRIBUYE

¿pero como es posible que pensemos que necesitamos formarnos para ser coaches, y no necesitamos formarnos para hacer de ello nuestra profesión, y aprender a obtener clientes, darnos a conocer, etc? Si quieres de verdad hacer coaching y contribuir al mundo, tómate tu profesión de coach en serio.lee, aprende, fórmate, pregunta, y sobre todo, lánzate a la piscina, cobrando ya! (ay, el miedo, que enemigo íntimo!). Todo lo demás, es “coaching de salón”. Así que invierte en ti y en tu vida, ten una seria conversación contigo mismo, y pregúntate ¿de verdad quiero ser un coach profesional (que vive de su profesión)? Y si la respuesta es sí, haz todo lo necesario, con todas las consecuencias, para conseguirlo, porque el mundo necesita de coaches que ejerzan de ello!

Leave a Reply

css.php