91 849 03 36
info@institutoimpact.com

Blog

7 Jul 2010

MIS EXPERIENCIAS Y APRENDIZAJES EN EL “MILLIONAIRE MIND INTENSIVE” DE HARV EKER

//
Comments1
Hace unos días tuve la suerte de poder asistir en Londres a un curso intensivo (14 horas diarias) de viernes a domingo, para trabajar los patrones mentales del dinero, la prosperidad y la abundancia, siguiendo la escuela del maestro del tema T. Harv Eker.

Lo que dice esta persona me parece tan importante, que he convertido su libro “Los Secretos de la Mente Millonaria” en lectura obligatoria y regalo en mis cursos. También se lo he proporcionado a muchas personas que quiero y estimo, y a los que no podría ofrecerles algo mejor.

¿ Y por qué esta casi “hagiografía” de Eker y su libro? Porque habla del dinero, pero sobre todo, habla de nosotros mismos con relación al dinero, a todas las emociones subyacentes, a su influencia en nuestra calidad de vida, en la satisfacción de expectativas, y su relación con los sueños que tenemos de una vida mejor.

No nos engañemos: vivimos en un sistema donde el dinero juega un papel fundamental en nuestras vidas, y en cómo las vivimos. Porque el dinero no es ni bueno ni malo en sí mismo; todo depende del uso que hacemos de él.

¿Acaso una persona con dinero vive la situación de crisis igual que otra que no llega a fin de mes? Hace tiempo,me impactó mucho esta frase: “con dinero, suelo ser parte de la solución; sin dinero, suelo ser parte del problema”.

El 85% de todos nosotros nunca alcanzará la libertad financiera a la que aspira. Este dato, qué duda cabe, llama la atención. Porque prácticamente, a todos nosotros nos gustaría tener el dinero suficiente para hacer lo que quisiéramos. Una frase del curso me llegó también:

¿Te imaginas levantarte todos los días sin tener que estar preocupado por el dinero?
En realidad, a todos nosotros este hecho nos influye decisivamente, a nivel consciente o inconsciente. De hecho, ¿por qué la mayoría de las personas permanecen en su trabajo? ¿Seguirían haciendo lo mismo si fueran millonarios? Posiblemente no, lo que demuestra que trabajamos por dinero.

Una de las cosas más importantes que se descubre de la lectura del libro de Eker y de la asistencia a su curso y que puede cambiar la vida de las personas, es que estamos programados para ganar lo que ganamos, y ni un euro más o menos. Es lo que llama “patrón financiero”. Y si no cambiamos ese patrón o programa, seguiremos ganando lo mismo.

Tenemos unas potentes creencias implantadas en el pasado por normalmente nuestros padres, que se han convertido en una huella que marca si somos ahorradores o gastadores, si obtenemos rendimientos esporádicos o constantes, etc, etc. Lo que aprendimos en casa sobre el dinero, sigue marcándonos hoy. Y claro, la siguiente pregunta es: ¿eran nuestros padres ricos? ¿sabían de las reglas del dinero? Probablemente no. Nos educamos en un entorno donde se ignoraban las reglas del dinero. Por lo que tenemos francamente pocas posibilidades de prosperar, pues nos falta mucha información, muchos archivos nuevos que integrar, y otros que borrar, para que tengamos posibilidades de ser prósperos y de que la riqueza llame a nuestra puerta.

¿y qué decir del curso? 2000 personas en Londres, en un gran auditorio, 14 horas diarias, de viernes a domingo. Parece increíble que puedas estar tanto tiempo y salgas todavía con las pilas puestas, después de 3 míseros y cortos descansos en todo el día. Esto habla, y muy bien, de la maestría de los facilitadores, son unos profesionales excepcionales, y unos auténticos showmen. ¿te puedes imaginar la energía que se genera con un grupo en movimiento, y que además comparte tantas actitudes y criterios? Es espectacular. Pero un buen consejo: es imprescindible no ir a juzgar y comparar, como hacemos tantas veces, sino a vivir la experiencia y a llevarte lo mejor que puedas llevarte.

Me ha parecido estupendamente estructurado, y me he llevado potentísimos aprendizajes, porque han tocado dos ámbitos que han ido combinando con sabiduría:

– La reprogramación mental de nuestros viejos patrones: los que nos están impidiendo alcanzar nuestras metas

– Herramientas y estrategias para generar riqueza de una manera inteligente, más rápida, y más eficientemente de lo que estamos habituados

Como pautas principales para esa reprogramación sistemática (Eker comenta antes del curso que lo que vamos a hacer es cambiar nuesto “blueprint”, nuestra huella, completa y permanentemente, en el curso) hemos utilizado grandes cantidades de visualizaciones, procesos de ojos cerrados, donde se han combinado acertadamente los campos visual, auditivo y kinestésico. Además, hemos hecho declaraciones y afirmaciones cada dos horas, con unas hojitas de colores donde venían frases para repetir todos juntos, sintiéndolas en el corazón. Y lo que ha sido el mantra de los 3 días: ¡tengo una mente millonaria!

Básicamente, se insiste en que las personas ricas tienen algo que nosotros no tenemos: información. Saben cosas que nosotros ignoramos. Por eso es tan importante prepararse, formarse, conocer cómo funciona el dinero, cuales son sus reglas…. Porque cuando carecemos de información y desconocemos el juego (igual que alguien que apenas sabe ajedrez, o no sabe conducir, o nadar, o cualquier otra cosa) surge el miedo a actuar y decidir, y tomamos las decisiones para no perder. Y aquí, la actitud fundamental es alentar sobre todo el ir a ganar el juego del dinero.

Otra idea en la que hacen mucho hincapié es que debemos querer la riqueza, el dinero, y debemos mimarlo, tratarlo bien y honrarlo. Es así como vendrá a nosotros. No tendríamos mucho futuro con una pareja si no la diéramos valor, la menospreciáramos y además no supiéramos como es, ¿no? En este caso, pasa lo mismo. (a colación de esta idea realizaron un ejercicio sorpresa lleno de efectos, que fue impresionante).

Y una vez reprogramados, o en vía de ello, se entra en un ámbito, que en realidad se va complementando a lo largo de los 3 días, y es un mensaje rupturista, revolucionario y que no deja indiferente: Es posible hacerse rico de una manera rápida, fácil y haciendo lo que a uno le gusta. ¿Cómo te suena esta afirmación? Seguro que no tiene mucho que ver con lo que nos han enseñado en casa, y en toda una filosofía de vida basada en el esfuerzo, el sudor, el sacrificio….

Aquí, en cambio, abogan por el trabajo inteligente, por el manejo adecuado de la información, por el reencuadre del concepto “riesgo” (cuanto más experto eres, menos riesgos corres. Quienes perciben ese riesgo desde fuera, son precisamente aquellos que ignoran lo que tú sabes). Y realizan varias afirmaciones:

– Para conseguir la libertad financiera, es casi imprescindible tener un negocio propio. El 90% de las personas que llegan a la meta, lo hacen a través de este medio, porque aquí nadie pone límites, solo tú.

– Es indispensable educarnos financieramente. Por eso, nos dan un esquema de la distribución de nuestros ingresos a través de un sencillo sistema de botes, o jarras, 6 para ser más concretos:

1. Un 10% de nuestros ingresos mensuales debe ir a la jarra del “fondo para la libertad financiera”. Todos los días debemos ingresar algo en este bote. Lo llaman “la gallina de los huevos de oro”, porque es la gallina que cuidará de nosotros en el futuro. Este fondo solo se puede tocar para crear FUENTES DE INGRESOS PASIVOS, o lo que es lo mismo, actividades que generan ingresos sin que uno tenga que trabajar. Se dividen en : inversiones (fondos, acciones, bonos, inmobiliario, etc) y por otra parte, en negocios muy automatizados que también generan ingresos con muy poca intervención (tiendas online, vending, copyright de productos, royalties, etc, etc). La importancia de esta jarra es fundamental: es la clave de la riqueza según estos expertos.

2. Un 10% a proyectos a largo plazo (querer comprar un coche, por ejemplo) junto a ir liquidando las deudas que tengamos

3. Un 10% para “jugar”, o pagarnos a nosotros mismos cada mes un capricho, que nos haga sentir como si fuéramos ya ricos. Es imprescindible usarlo cada mes

4. Un 10% para formación, porque aquí está la clave de llegar a saber lo que necesitamos saber

5. Un 5% para contribución a causas sociales, y a otros en general (aquí se da la opción de que sea un 10%, o un 5% en metálico y un 5% en tiempo)

6. Y un 55% para nuestros gastos cotidianos. Por lo cual el mensaje es que debemos saber vivir con el 55% de nuestros ingresos, hasta que llegue un momento donde podamos vivir con los ingresos pasivos que nos genera nuestro dinero.

Al final, se trata sobre todo de reeducarnos financieramente, tanto si seguimos estos porcentajes como si los cambiamos. Para kYron Sweeney, el facilitador, Eker y demás sabios del tema, este sistema de jarras te puede cambiar la vida (de hecho te recomiendan que las tengas a la vista, en la cocina, o el salón, etc). Y algo muy impactante: nos comentó que el tenía la certeza de que sus hijos antes de los 25 años serían millonarios, pero no porque él ya lo fuera y se lo legara, sino porque les estaba educando desde pequeños para que tuvieran un sistema y conocieran cómo funciona el dinero y sus leyes. Y el tema de las jarras era una de las cosas que les había enseñado desde niños.

Hicimos un ejercicio muy esclarecedor para conocer 4 programas básicos que nos condicionan mucho. Se propusieron 4 categorías, y cada asistente tuvo que elegir una donde se veía encuadrado. Después de esto, y en cada grupo, se concluyeron los pros y contras de cada área, demostrándose que ninguno era malo ni bueno.

Sencillamente, cada cual jugaba un papel en cada situación. Las categorías eran:

– Spenders (gastadores)
– Savers (ahorradores)
– Monks (monjes. El dinero no tiene importancia)
– Avoiders (evitan de alguna manera hablar, tocar, on pensar en el tema del dinero)

(tú, ¿en qué grupo estás?)

Y tal vez lo más sorprendente para mi, es que todas estas enseñanzas, consejos, trucos, sobre el dinero, la riqueza, la prosperidad, estaban desde el primer día orientados a que tuviera sentido. Se insistía mucho en la misión personal, en la capacidad de ayudar, de contribuir, en que ese dinero y su uso tenía que tener un buen “para qué”. Ni que decir tiene que esto ha marcado mucho mi percepción del curso, pues las piezas del puzzle encajaban muy bien.

Una vez más, me encantan estas experiencias donde se alienta a las personas a ir más allá de lo que creen “sus límites”, porque es posible. Solo falta información, perseverancia y sentido. Y por eso, me ha parecido un magnífico curso (por otra parte, su precio es irrisorio! Como lo oyes. Eso sí: creo que han debido facturar más de 600.000 € en el fin de semana vendiendo productos, cursos, etc, etc).
Creo que es una experiencia por la que todo el mundo debería pasar, para comprender las reglas de la prosperidad, del dinero, de la riqueza, y aprender a cambiar los patrones que nos impiden alcanzar algo tan legítimo como la calidad de vida que nos merecemos, tanto para nosotros como para los que nos rodean. Definitivamente, creo que es un curso imprescindible.

Pd: el libro de T. Harv Eker que te recomiendo es “Los Secretos de la Mente Millonaria”. Ed. Sirio

1 Response

  1. Hola José Pedro.

    Gracias por compartir tu experiencia. Ha resultado enriquecedora y motivante. Ya conseguí el libro y estoy por leerlo.

    Si pudieras compartir más sobre tu experiencia en el curso, nos ayudaría bastante a los que todavía no hemos podido asistir (pero muy pronto lo haremos realidad).

    Te agradecería especialmente ejercicios prácticos.

    Gracias y que la riqueza inunde nuestras vidas.

Leave a Reply

css.php